Informe: Consecuencias que la TV y videojuegos dejan en el niño

comparto con ustedes un extracto de la ultima formación que hice sobre los niños de hoy, y la hiperactividad.

Excelente material, FUENTE:  Curso a distancia “Los Niños de Hoy” – http://www.caminosalser.com

Son muchas las consecuencias que la TV y este tipo de juegos dejan en el niño. Las he separado por momentos para comprenderlas mejor: ¿Qué sucede con el niño mientras mira televisión? ¿Qué sucede con el niño luego de pasar largas horas frente al televisor? ¿Qué sucede con el niño mientras duerme luego haber estado largas horas frente al televisor? ¿Cómo son sus sueños, cómo descansa? ¿Qué sucede con el niño mientras mira televisión?

Todos podemos observar los ojos iluminados de los niños cuando juegan al aire libre. Su rostro tiene brillo y vida. Su cuerpo mantiene una postura activa, acorde a las vivencias del juego. Su energía está equilibrada. Cuando el niño está frente al televisor sus gestos cambian notablemente. Su rostro pierde color, sus ojos pierden la expresión de entusiasmo y curiosidad. Ahora su mirada está dispersa, suspendida y sin enfoque. Los sonidos comienzan a ingresar a su cuerpo. Todo lo demás desaparece. Solo es el niño y las imágenes de la TV.
Durante el programa, el fluir ininterrumpido de imágenes y mensajes no deja lugar a ningún pensamiento propio.
La TV borra el límite entre la realidad y la fantasía. El niño vive como una realidad, lo que la TV le presenta. Está abierto y entregado a ella. Un niño es mucho más vulnerable que un adulto frente a la pantalla. El adulto tiene la capacidad de discernir entre lo verdadero y lo ilusorio. Puede salirse de lo que está viendo cuando él lo desea. Podría decirse que el adulto tiene una mirada más realista sobre lo que ve, más allá de lo que se compenetre. En cambio, el niño vive en el ahora, que significa que vive completamente cada segundo de su existencia. No tiene la capacidad de discernir entre lo que es su vida verdaderamente y lo que es irreal. Una vez que el niño vivencia una situación, ya sea positiva o negativa, no logra salirse y volver a su vida cotidiana como si nada hubiese sucedido. Todo lo que el niño vive, ve y siente, lo trasforma por dentro y por fuera. Por otro lado, el ininterrumpido fluir de imágenes y mensajes que emite la TV, y por supuesto todo tipo de juegos virtuales, es recibido por el niño, pero la mayoría de estos estímulos no logran ser procesados en su interior. El niño solo los soporta pasivamente; ni los entiende ni los incorpora, solo quedan dentro de él. Por supuesto que luego necesitarán salir de algún modo. A menudo los niños, luego de estar horas frente a la TV, se muestran inquietos, agresivos (cuán agresivos estén dependerá de lo que hayan visto), nerviosos, ansiosos, con una sensación de molestia o disconformidad ante todo; incluso también, muchos niños padecen dolor de cabeza. El niño está completamente receptivo y entregado cuando está frente al televisor o a algún tipo de videojuegos.

Estudios han demostrado la relación entre el déficit atencional e hiperactividad y la exposición a este tipo de estímulos. Lo citaré al final del tema. Luego de haber recibido todos esos estímulos, no es posible para los niños lograr encontrar la calma, pues su cerebro se encuentra alterado, y el cuerpo, predispuesto a la acción.
Entonces, ¿Qué sucede durante el día de este niño? ¿Qué sucede con el niño luego de pasar largas horas frente al televisor? La TV y la coerción de la creatividad Todos los niños son en esencia creativos; pero la creatividad es un don que debe ser estimulado, alimentado y ejercitado, de lo contrario puede irse perdiendo. Tanto niños como adultos llevamos internamente un caudal por expresar. El mundo interno de un adulto suele estar definido por sus gustos, afinidades, y a veces, por su espiritualidad. En cambio, el mundo interno del niño, no está particularmente definido, está en desarrollo y transformación constante. Del mundo interno del niño surge la creatividad. Si no recibe lo que necesita para expandirse, la creatividad no se desarrolla. El mundo interno del niño se va creando a partir de los estímulos que él recibe. Lo ideal sería que este mundo este enriquecido por movimiento, cuentos, leyendas, fantasías, juegos creativos, actividades artísticas, etc. Si este alimento no es ofrecido, el mundo interno del niño, su creatividad, pierde color y fuerza. Cuando escuchamos un relato o leemos un cuento, por ejemplo, tenemos la posibilidad de imaginar en virtud a nuestra fantasía. Escuchamos la descripción e imaginamos en base a nuestra capacidad de crear. Esto nos lo impide la imagen terminada que nos ofrece la TV.
Durante los programas televisivos, por ejemplo, las imágenes aparecen unas tras otras, sin darnos tiempo ni espacio para procesarlas internamente, pensarlas y crear algo nuevo en base a ellas. No hay espacio para que el niño pueda crear su propia imagen de lo que escucha. En la TV todo está resuelto; no hay nada de lo que el niño pueda asombrarse, crear o fantasear. El niño recibe un producto terminado. Así como nosotros recibimos en una lata una salsa hecha, llamada “La salsa de la abuela”, ahora el niño recibe un paquete con imágenes y mensajes para su mente y su alma. Hoy en día los niños tienen mucha dificultad para escuchar. Les resulta difícil, y a algunos, imposible, escuchar un cuento e imaginar sus personajes.
Cuando padres o maestros les relatan un cuento, los niños reclaman sus imágenes. Las necesitan, porque cuando escuchan no aparecen por si solas en su interior, como debería suceder. Y esto lamentablemente es resultado de horas y horas del niño frente al televisor. Este le ha coartado la capacidad de crear libremente. Ahora los niños necesitan tener todo resuelto. La falta de creatividad no solo se percibe cuando el niño no es capaz de imaginar por si solo los personajes de un cuento, sino también queda en evidencia en sus juegos. Ya hablaremos más detalladamente de “Los juegos y los niños”, aquí haré una pequeña referencia para continuar con este enfoque. A menudo los juegos de los niños están condicionados por los programas de TV.
Por ejemplo, es común ver jugar a los niños llamándose con los nombres de sus personajes favoritos de TV. El juego consiste en imitar todo lo que ellos hicieron en sus programas o películas. Lamentablemente ya no crean sus propios juegos, con sus propias reglas y personajes. Se va generando una dependencia. Los niños se alejen tanto de si mismos, que luego no logran divertirse sin tener algún aparato mecánico enfrente. Se aburren, necesitan de las máquinas para divertirse, no son capaces de generar su propia diversión. Ya no son capaces de crear por si mismos personajes de héroes en su imaginación, monólogos o historias.
En otra actividad que se ve claramente la falta de creatividad en los niños, es en las tareas manuales y artesanales. Cuando maestros o padres les proponen a los niños actividades como estas, al principio les cuesta encontrar un ritmo y conectarse con un vivo entusiasmo por la actividad. Y a la vez muchas veces, sus creaciones están relacionadas con modelos preestablecidos. Les cuesta experimentar nuevas posibilidades. La TV nos hace espectadores pasivos, imitadores pasivos. Los niños cada vez mueven menos su cuerpo y utilizan menos la imaginación. Tanto la TV como los juegos de computadora, no requieren de una energía activa, todo lo contrario, el niño se mecaniza, endurece, olvida de su potencial. Pierde la necesidad de correr, explorar, armar, desarmar, utilizar las manos, el cuerpo y la mente. El alma del niño queda debajo de todo esto, esperando la oportunidad para expresarse. Cuanto más tiempo esté el niño frente a la TV, más difícil será para él conectarse luego con la creatividad. Un niño que pasa horas frente a la TV, no es igual de creativo que un niño que lee cuentos o que sus padres se los narran. Por ello, tiene distintas consecuencias estar 4 horas frente a la TV, que una hora viendo su serie favorita, y el resto del tiempo ofrecerle herramientas para que se exprese libremente a través del dibujo, pintura, títeres, disfraces, etc. En definitiva la TV inhibe la libertad de expresión. Solo nos hace sentir libres, bajo sus condiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s